Ante un diagnóstico de cáncer de mama, en los pacientes se generan muchas dudas, sobre todo, referente a los gastos que esta enfermedad les va a causar a partir de ahora.

En este caso, pueden darse 2 escenarios (ambos generarán gastos) que la persona tenga un seguro que le ayude a cubrir parte de los gastos médicos o que no cuente con un seguro.

De igual manera, a nivel personal también tendrá que asumir otros gastos adicionales como de transporte, el cuidado de los niños (en caso de tenerlos) alimentación, educación, entre otros.

¿Qué hacer luego de recibir el diagnóstico?

Lo primero es conocer qué es lo que cubre el seguro médico que tienes y que no. Existe un seguro complementario que ayuda en estos casos con todo lo referente a los gastos médicos porque serán bastante. Sin embargo, si no lo tienes al momento del diagnóstico, aún tendrás otras alternativas.

Luego, crea una lista con los gastos que tendrás, como: visitas al médico, medicamentos y llama a tu aseguradora o al asesor para conocer qué estará cubierto por el seguro y qué no. De esta manera, tendrás un panorama claro de que lo que deberás pagar por tu propia cuenta.

Gastos a considerar que no son médicos

Los gastos adicionales también debes considerarlos, aunque no tienen que ver con la enfermedad, necesitarás cubrirlos de alguna manera.

  • Salario que no recibirás: saber cuál será realmente el salario que tendrás. Por ejemplo, si no puedes ir a trabajar ni tu pareja o padre tampoco, allí verás un déficit importante de dinero mes a mes.
  • Transporte: saber cuánto deberás gastar para acudir a las consultas, a los tratamientos o a realizarte exámenes. Si vas en carro propio, el tema de la gasolina. Si te llevará un taxi, el pago por el taxi cada vez que lo utilices.
  • Guardería: en caso de que tengas niños pequeños y debas dejarlos al cuidado de alguien más.
  • Servicios del hogar: probablemente, necesitarás ayuda con la limpieza o con la preparación de los alimentos y debas pagar por estos servicios.

¿Cómo reducir los costos de los tratamientos médicos y los adicionales?

Ante este panorama que no suele ser muy alentador, las personas se sienten abrumadas, pues no se imaginan cómo podrán cubrir todos estos gastos y a la vez enfrentar la terrible enfermedad, pero existen algunas alternativas.

·         Habla con tu equipo médico: por lo general, los centros oncológicos tiene asesores financieros o trabajadores sociales que asisten al paciente en estos temas y que les ayudan a crear un plan de gastos para que no sea tan complicado. La asesoría que brindan les ayuda a conocer entre sus opciones: por ejemplo, si el centro de salud tiene financiamiento, referirse a organizaciones sin fines de lucro que ayuden en estos casos, entre otros.

Para las personas que no tienen seguro la situación es un poco diferente, en estos casos, puede que sea elegida para planes de atención sanitaria que ayudan a cubrir total o parcialmente el tratamiento.

En cuanto a lo relacionado a los gastos adicionales, hablar con un trabajador social ayudará a conocer las organizaciones que brindan financiamiento a este tipo de pacientes para que puedan dedicarse 100 % a atender su enfermedad.

Sin importar cuál será la circunstancia, lo importante es buscar ayuda, para la fecha existen muchas alternativas. Sin embargo, siempre contar con un seguro te quitará una gran preocupación.